martes, 3 de mayo de 2011

EL GRAN CAMBIO

Hola amigos cibernéticos, viejos amigos, nuevos amigos y aquellos por venir.

Tras esta sequía de entradas vuelvo a la carga y decir que tengo una disculpa muy grande para haber abandonado mis quehaceres blogeros. ME HE MUDADO. Con todo lo que ello implica, limpieza, cajas, taladros, cajas, enchufes, cajas, viajes, cajas, no cabe ahí, cajas y más cajas. Todo esto lleva unido a cambio de domicilio de la línea de ADSL, ni que nos hubieramos ido a vivir a Ohio, ¡No te digo!, diez minutos andando, diez días para cambiarla, creo que han venido todos los bytes en fila por la Avda de La Constitución.

Bueno y como prueba de que todo lo que digo es cierto, os invito a conocer mi casa, en concreto la habitación de mi Princesa que es la primera y la que más ilusión me hacía poner. El piso era de mi abuela y hemos aprovechado mogollón de cosas gracias a mi padre y a su buen quehacer restaurador (el pobre va a pedir asilo político en donde trabajaba porque le tenemos explotado), hemos comprado algunas otras (God Save Ikea) y lo que nos queda por comprar ( cuando nos toque la lotería, o cuando nos encontremos la cazuela de oro,....).

Adelante, pasad, la Princesa os hará un cafetito y lo tomareís con colito, pocoyó, y el mamut....


Esta es la habitación de la Princesa, las puertas son las originales de la casa que las pintamos (bueno mi padre) de gris claro, los pomos, también restaurados por él, están plateados porque eran dorados, y la inicial es de madera pintada a mano que la compraron sus abuelos en el Mercado de la Ribera en el Puerto de Sta. María (el mejor mercadillo del mundo). Al fondo hay unos muebles "ikeiles" con una idea que me he encontrado por el internet, el tablón con gomas para poner sus dibujos.


La cama es la de mi abuela, hemos pintado el cabecero de rojo frambuesa y queda muy bonito, el dosel y la lampara es "ikeil" y la mesita es una silla de las antiguas escuelas de Grajal. El vinilo fue la primera cosa que compré para la casa, lo conseguí por internet en Etsy de love mae store y es una chulada, se puede quitar y poner (espero que la Princesa lo descubra tarde porque sino vamos a tener que estar cazando pájaros) y le queda por poner una casita de pajaro con luz, a modo de aplique.




Los armarios también eran de mi abuela, mi padre les pintó con un blanco piedra desde ahora conocido como "Blanco Eva" y les cambiamos los pomos, están irreconocibles; además me les distribuyó por dentro y es una gozada para ordenar.



Y aquí os despiden Pepa, Olga, Óscar y toda la panda, ahora no os penséis que toda la casa está así de ordenada porque como he dicho antes es la única habitación que he acabado, pero bueno poco a poco y con una gran ilusión vamos colocando todo. Os iré enseñando rinconcitos especiales a medida que los vaya "encontrando" detrás de las cajas.
Que gusto estar de vuelta!



3 comentarios:

Amaya dijo...

Pues qué te voy a decir!! Que me encanta todo! Me gusta todo, pero la cama lo que más, es preciosa. Yo también dormía en la cama de la abuela y no sé, tienen un algo especial :)
Eva tiene sitio de sobra para jugar y se lo va a pasar estupendamente. Sólo espero que tarde en descubrir que los vinilos se despegan más de lo que tardó
mi enana!

Tremandur dijo...

Yo solo le veo un problema ¡FALTA UN JAR-JAR BINKGS! pero por lo demás perfecto... que hay que meterle un poquito de frikismo ¿o no?

Un beso enorme :)

LA TETA REINA dijo...

Así ese el era el motivo???
Yo odio las mudanzas y mira que tengo ganas de cambiarme, pero es que lo pienso y me pongo a temblar.

Me encanta como ha quedado su habitación jejeje

Bueno a ver si ahora se te ve más el pelo querida!

Seguidores